Estados Unidos: senadores demócratas y republicanos anunciaron avances para impulsar una ley de control de armas

Si se aprueba, sería la mayor reforma legislativa sobre este tema en treinta años, pero menos profunda que la propuesta por de la Casa Blanca y de la mayoría de representantes del Partido Demócrata. El objetivo es frenar los tiroteos masivos

Jun 13, 2022 | 0 Comentarios

Un grupo de senadores de Estados Unidos anunció este domingo un principio de acuerdo para aumentar el control sobre las armas de fuego en el paísque propone medidas de mínimos después de los tiroteos masivos en un supermercado de Buffalo (Nueva York) y en una escuela de Uvalde (Texas).

En un comunicado, el grupo de senadores, tanto demócratas como republicanos, indicaron que el acuerdo incluye una revisión del proceso de compra de armas para los menores de 21 años (los autores de los tiroteos de Buffalo y Uvalde tenían ambos 18 años).

El paquete de medidas también extiende a todo el país las llamadas leyes de “alerta de peligro” (“Red Flag”), ya vigentes en estados como California, Nueva York y Florida, y que permiten activar un procedimiento legal para confiscar las armas de fuego de quienes representen un peligro para terceros o para sí mismos.

El grupo de senadores que alcanzó el acuerdo consiste de 10 demócratas y 10 republicanos, de manera que es previsible que logre los apoyos necesarios para ser aprobado en el pleno del Senado, donde los demócratas gozan de una muy ajustada mayoría y necesitan apoyos republicanos para casar adelante casi cualquier iniciativa.

Otra de las medidas incluidas en el paquete está diseñada para acabar con lo que se ha venido a bautizar como “el vacío del novio”, por el cual hasta ahora si alguien es acusado de violencia doméstica sin estar casado, se le permite seguir teniendo armas en propiedad, algo que no ocurre en el caso de las personas casadas.

Además de restringir ligeramente el acceso a las armas a determinadas personas y en según qué circunstancias, el acuerdo también incluye más fondos para recursos de salud mental y para reforzar la seguridad en las escuelas, dos aspectos en los que insisten los defensores de las armas cada vez que hay un tiroteo mediático en EE.UU.

El acuerdo es significativo por el hecho de que cuente con apoyos de ambos partidos –si se aprueba, sería la mayor reforma legislativa sobre armas de fuego en treinta años-, pero queda muy lejos de las propuestas de la Casa Blanca y de la mayoría de representantes del Partido Demócrata, mucho más restrictivas.Stephanie y Michael Chavez, de San Antonio, presentan sus respetos en un monumento improvisado a las afueras de la escuela primaria Robb, lugar de un tiroteo masivo, en Uvalde, Texas, Estados Unidos, el 25 de mayo de 2022 (REUTERS)Stephanie y Michael Chavez, de San Antonio, presentan sus respetos en un monumento improvisado a las afueras de la escuela primaria Robb, lugar de un tiroteo masivo, en Uvalde, Texas, Estados Unidos, el 25 de mayo de 2022 (REUTERS)

Poco después de que se anunciase el acuerdo, el presidente de EE.UU., Joe Biden, emitió un comunicado en que calificó el acuerdo de “paso en la buena dirección”, pero lamentó que este “obviamente” no incluye todas las medidas que él considera necesarias. “Cada día que pasa, se asesina a más niños en este país. Es importante que al acuerdo llegue a mi despacho lo antes posible para que pueda ratificarlo y podamos usar estas medidas para salvar vidas”, apuntó.

Antes de llegar al despacho oval para ser ratificado por el presidente, el acuerdo deberá presentarse como proyecto de ley y ser aprobado tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes.

Masivas marchas

Miles de personas se tomaron las calles en Estados Unidos el último sábado para presionar acciones contra la devastadora violencia armada que azota al país, donde políticos republicanos han bloqueado repetidamente los esfuerzos para promulgar leyes más estrictas contra las armas de fuego.

Manifestantes de todas las edades se dirigieron hacia el National Mall en Washington, donde los activistas ubicaron más de 45.000 floreros, uno por cada persona asesinada por un arma de fuego en Estados Unidos durante 2020.

“Protejan a la gente, no las armas”, rezaba uno de los carteles cerca del monumento de Washington. “El miedo no tiene lugar en las escuelas”, se leía en otro.

Dos terribles tiroteos el mes pasado, uno en una escuela primaria de Texas donde murieron 19 niños y dos profesores; y otro en un supermercado de Nueva York con saldo de 10 personas negras asesinadas, ayudaron a impulsar las manifestaciones de la organización March For Our Lives (Marcha por nuestras vidas).

El colectivo liderado por estudiantes y fundado por sobrevivientes del tiroteo en la escuela de Parkland, Florida, realizó una manifestación que convocó a cientos de miles de personas en la capital en marzo de 2018.

Cuatro años después, la protesta ha estado marcada por la frustración y la falta de avances.

“Ya es suficiente”, se escuchó varias veces desde el atril donde intervinieron X Gonzalez, sobreviviente de Parkland, y Yolanda King, nieta de Martin Luther King Jr.

“Estamos aquí para exigir justicia”, enfatizó Garnell Whitfield, cuya madre de 86 años fue asesinada en el tiroteo ejecutado por motivos raciales en un supermercado de Buffalo, Nueva York, el pasado 14 de mayo.

“Estamos aquí para acompañar a quienes son suficientemente valientes para reclamar sensibilización alrededor de la legislación de armas”.

Relacionado Noticias

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.