Fitch baja a «CC» la calificación soberana de El Salvador tras oferta de recompra de bonos

Fitch indicó en un boletín que la calificación en moneda extranjera se colocó a “CC” de un “CCC” previo.

Sep 22, 2022 | 0 Comentarios

La agencia de medición de riesgo Fitch Ratings informó este jueves que rebajó la calificación de incumplimiento de emisor en moneda extranjera a largo plazo de El Salvador y señaló que la situación de liquidez es “grave” antes del pago de eurobonos de enero de 2023.

Fitch indicó en un boletín que la calificación en moneda extranjera se colocó a “CC” de un “CCC” previo.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció el pasado lunes la apertura de la oferta de compra anticipada de su deuda en bonos con vencimiento para 2023 y 2025, con un monto máximo de 360 millones de dólares.

La agencia de medición indicó que “la rebaja de calificación de El Salvador a CC refleja la opinión de Fitch de que las posiciones de liquidez fiscal y externa ajustadas de El Salvador y el acceso al mercado extremadamente restringido en medio de altas necesidades de financiamiento fiscal y un gran vencimiento de bonos externos de 800 millones de dólares en enero de 2023 hacen que el incumplimiento de algún tipo probable”.

Apuntó que “el gobierno de El Salvador anunció recientemente una recompra voluntaria en efectivo de 360 millones para sus bonos externos de 2023 2025 por debajo de la par, lo que probablemente debilitará aún más su ya tensa posición de liquidez”.

Señaló que “la posición externa de El Salvador se ha debilitado en medio de un alto déficit de cuenta corriente y próximas amortizaciones externas” y que prevé “un déficit de cuenta corriente de 2.400 millones dólares en 2022 (7,8 % del PIB) y estima cerca de 400 millones en amortizaciones externas con otros 800 millones con vencimiento en enero de 2023″.

La agencia calificadora agregó que entre los factores que podrían, individual o colectivamente, llevar a una mejora de calificación positiva está el pago completo y oportuno de la amortización de los eurobonos de enero de 2023.

Además de una relajación sostenida de las restricciones de financiamiento a través del progreso en el desbloqueo de fuentes de financiamiento predecibles.

El Salvador ofrece un precio de 910 dólares por cada 1.000 dólares de bonos con vencimiento en 2023 y 540 por cada 1.000 dólares en bonos de 2025.

El presidente salvadoreño indicó que “el objetivo es comprar en el mercado toda la deuda disponible desde 2023 hasta 2025”.

“El precio de compra no incluye los intereses devengados y no pagados aplicables hasta la fecha de liquidación”, y agregó que “en la fecha de liquidación, los tenedores también recibirán los intereses devengados de los bonos válidamente ofrecidos y aceptados para su compra”.

Entre 2023 y 2025 se vencen bonos salvadoreños por 1.200 millones de dólares, de acuerdo con el Registro Estadístico de las Emisiones de Valores de la República de El Salvador de la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF).

El Gobierno de El Salvador contrató como intermediario en esta operación al Deutsche Bank Securities.

En una entrevista con la agencia de noticias EFE a inicios de agosto, el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya, dijo que “los inversionistas tienen dos opciones: vender con la compra anticipada que se lanzará o mantener hasta su vencimiento y El Salvador va a cumplir”.

Sostuvo que la “operación está totalmente enmarcada en las reglas del mercado, no violenta las cláusulas contractuales de nuestros bonos y además incrementa la confianza de nuestros inversionistas”.

A petición del Gobierno de Bukele, el Congreso habilitó el “uso de los derechos especiales de giro”, que se encuentra en el Banco Central de Reserva por 365 millones, y de un préstamo por 200 millones con el Banco Centroamericano de Integración Económica para la compra anticipada de los bonos.

La agencia calificadora Moodys redujo a inicios de mayo la nota de El Salvador de emisor en moneda extranjera a largo plazo ante la posibilidad de un impago de la deuda que el país debe amortizar en 2023 y 2025 y la falta de un “plan creíble” para enfrentar la situación.

Relacionado Noticias

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.