Ketanji Brown Jackson fue confirmada por el Senado de EEUU y será la primera jueza afroamericana de la Corte Suprema

Abr 7, 2022 | 0 Comentarios

El Senado confirmó el jueves a Ketanji Brown Jackson a la Corte Suprema, rompiendo una barrera histórica al asegurar su lugar como la primera jueza negra y otorgando al presidente Joe Biden un respaldo bipartidista por su esfuerzo por diversificar la corte.

Jackson, una jueza de la corte de apelaciones de 51 años con nueve años de experiencia en el tribunal federal, fue confirmada 53-47, con tres votos republicanos que se sumaron a la mitad demócrata. Presidió la vicepresidenta Kamala Harris, también la primera mujer negra en alcanzar ese alto cargo.

Jackson ocupará su puesto cuando el juez Stephen Breyer se jubile este verano, consolidando el ala liberal de la corte dominada por conservadores 6-3. Se unió a Biden en la Casa Blanca para ver la votación, abrazándose a medida que llegaba.

Durante los cuatro días de audiencias en el Senado el mes pasado, Jackson habló de las luchas de sus padres contra la segregación racial y dijo que su “camino estaba más claro” que el de ellos como estadounidense negra después de la promulgación de las leyes de derechos civiles. Asistió a la Universidad de Harvard, se desempeñó como defensora pública, trabajó en un bufete de abogados privado y fue nombrada miembro de la Comisión de Sentencias de EEUU.

Les dijo a los senadores que aplicaría la ley “sin miedo ni favoritismo”, y rechazó los intentos republicanos de presentarla como demasiado indulgente con los criminales que había sentenciado.

Jackson será solo el tercer magistrado negro, después de Thurgood Marshall y Clarence Thomas, y la sexta mujer. Se unirá a otras tres mujeres, Sonia Sotomayor, Elena Kagan y Amy Coney Barrett, lo que significa que cuatro de los nueve jueces serán mujeres por primera vez en la historia.Junto a Joe Biden (REUTERS/Kevin Lamarque)Junto a Joe Biden (REUTERS/Kevin Lamarque)

Su eventual ascenso a la corte será un respiro para los demócratas que libraron tres dolorosas batallas por los nominados del ex presidente Donald Trump y vieron a los republicanos cimentar una mayoría conservadora en los últimos días del mandato de Trump con la confirmación de Coney Barrett. Si bien Jackson no cambiará el equilibrio, asegurará un legado en la corte para Biden y cumplirá su promesa de campaña de 2020 de nominar a la primera jueza negra.

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, dijo antes de la votación que la confirmación de Jackson sería un “día alegre, alegre para el Senado, alegre para la Corte Suprema, alegre para Estados Unidos”.

A pesar de los esfuerzos por empañar su historial, Jackson finalmente ganó tres votos republicanos. El recuento final estuvo lejos de las abrumadoras confirmaciones bipartidistas de Breyer y otros jueces en décadas pasadas, pero aún así fue un logro bipartidista significativo para Biden en el Senado dividido 50-50 después de que los senadores republicanos trabajaron agresivamente para pintar a Jackson como demasiado liberal y blanda con el crimen.

Las declaraciones de los senadores Susan Collins de Maine, Lisa Murkowski de Alaska y Mitt Romney de Utah dijeron lo mismo: es posible que no siempre estén de acuerdo con Jackson, pero encontraron que estaba enormemente bien calificada para el trabajo. Collins y Murkowski denunciaron las peleas de confirmación cada vez más partidistas, que solo empeoraron durante las batallas por las tres elecciones de Trump. Collins dijo que el proceso estaba “roto” y Murkowski lo calificó de “corrosivo” y “más separado de la realidad cada año”.

Biden, un veterano de un Senado más bipartidista, dijo desde el día del anuncio de retiro de Breyer en enero que quería el apoyo de ambos partidos para su candidata e invitó a los republicanos a la Casa Blanca mientras tomaba su decisión. Fue un intento de reinicio de la presidencia de Trump, cuando los demócratas se opusieron vociferantemente a los tres nominados, y del final de la del presidente Barack Obama, cuando los republicanos impidieron que el nominado Merrick Garland obtuviera un voto.

Una vez que preste juramento, Jackson será la segunda integrante más joven de la corte después de Barrett, de 50 años. Se unirá a una corte en la que nadie tiene aún 75 años, la primera vez que sucede en casi 30 años.La jueza camina junto al ex senador Doug Beown (REUTERS/Tom Brenner)La jueza camina junto al ex senador Doug Beown (REUTERS/Tom Brenner)

El primer mandato de Jackson estará marcado por casos relacionados con la raza, tanto en la admisión a la universidad como en los derechos de voto. Ella se comprometió a quedar fuera de la consideración de la corte sobre el programa de admisión de Harvard ya que es miembro de su junta de supervisores. Pero el tribunal podría dividir un segundo caso que involucre un desafío al proceso de admisión de la Universidad de Carolina del Norte, lo que podría permitirle opinar sobre el tema.

Los republicanos pasaron las audiencias de confirmación cuestionando fuertemente su historial de sentencias, incluidas las sentencias que dictó en casos de pornografía infantil, que argumentaron que eran demasiado leves. Jackson declaró que “nada podría estar más lejos de la verdad” y explicó su razonamiento en detalle. Los demócratas dijeron que estaba de acuerdo con otros jueces en sus decisiones.

Relacionado Noticias

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.