Magistrada señala revictimización a mujeres en procesos penales por violaciones

Chicas destacó que este delito contra la libertad sexual tiene como únicos testigos la víctima y el imputado, por lo que la mujer suele ser revictimizada, pues su testimonio debe pasar por la Policía Nacional Civil (PNC) al interponer la denuncia, ante la Fiscalía General de la República (FGR) para la investigación y ante las sedes judiciales; lo que implica que la afectada deba de hablar sobre el hecho de forma repetida y se exponga ante otras personas.

Abr 24, 2022 | 0 Comentarios

La Magistrada de la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Sandra Chicas, se mostró a favor de incrementar las penas de prisión por el delito de violación, como parte de una reforma al Código Penal que se estudia en la Comisión de la Mujer de la Asamblea Legislativa.

La propuesta es aumentar la pena actual de 6 a 10 años por violación, a una condena entre 8 y 12 años de prisión; además, el agravante implica la pena máxima aumentada hasta en una tercera parte; es decir, con la propuesta de condena, sería cárcel de 16 años.

Chicas destacó que este delito contra la libertad sexual tiene como únicos testigos la víctima y el imputado, por lo que la mujer suele ser revictimizada, pues su testimonio debe pasar por la Policía Nacional Civil (PNC) al interponer la denuncia, ante la Fiscalía General de la República (FGR) para la investigación y ante las sedes judiciales; lo que implica que la afectada deba de hablar sobre el hecho de forma repetida y se exponga ante otras personas.

La magistrada destacó que la primera victimización es en el órgano de justicia, la segunda es en medios de comunicación y la comunidad al señalar a la víctima.

Entre las sugerencias que presentó Chicas, se encuentra añadir el agravante de violación cometida contra adulto mayor junto al de menores de edad, para no añadir otro literal al artículo 162.

También propuso agregar como agravante la transmisión de VIH (virus de inmunodeficiencia humana), y otras enfermedades de transmisión sexual, siempre y cuando el agresor tenga conocimiento de que tiene la enfermedad o virus.

Asimismo, pidió analizar si incluir dentro de las agravantes el embriagar o drogar a la víctima con el fin de abusarla.

Relacionado Noticias

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.