Musk lanzó un ultimátum al personal de Twitter: compromiso extremo o despido

A los empleados se les dijo que tenían que firmar un documento para permanecer en la empresa. Cualquiera que no haya firmado antes podría ser despedido

Nov 16, 2022 | 0 Comentarios

Elon Musk lanzó un ultimátum a los empleados de Twitter el miércoles por la mañana: comprométanse con un nuevo Twitter “hardcore” o dejen la empresa con una indemnización por despido.

A los empleados se les dijo que tenían que firmar un compromiso de permanecer en la empresa. “Si está seguro de que desea ser parte del nuevo Twitter, haga clic en ‘sí’ en el enlace a continuación”, se leía en el correo electrónico a todo el personal, que se vinculaba a un formulario en línea.

Cualquiera que no haya firmado el compromiso antes de las 5 p.m. del jueves, hora del este de EEUU, se les dijo que recibirían tres meses de indemnización por despido, según el mensaje.

En el correo electrónico de medianoche, que se compartió con The Washington Post, Musk dijo que Twitter “tendrá que ser extremadamente duro” en el futuro. “Esto significará trabajar muchas horas a alta intensidad”, dijo. “Solo un desempeño excepcional constituirá una calificación aprobatoria”.

Se espera que el correo electrónico de compromiso, junto con una nueva política que exige el regreso a la oficina, genere aún más desgaste en una empresa cuyo personal Musk ya había reducido a la mitad.

También se produce cuando Musk dice que está presentando Blue Verified de Twitter, su primer producto importante desde que asumió el cargo de propietario y director ejecutivo de Twitter, mientras que la compañía resuelve los problemas con la función luego de un lanzamiento fallido.

Hace una semana, Twitter presentó el producto, que les da a los usuarios un ícono de marca de verificación azul junto a su nombre por una tarifa de USD 7.99 al mes, y promete reducir la cantidad de anuncios que ven a la mitad, además de darles visibilidad adicional a sus publicaciones. Para el viernes, la opción desapareció en medio de una ola de cuentas falsas que se hacían pasar por todos, desde el presidente Biden hasta la estrella del baloncesto LeBron James.

Los registros se detuvieron el jueves por la noche y el servicio no se “relanzaría” hasta el 29 de noviembre “para asegurarse de que sea sólido como una roca”, anunció Musk a través de un tuit el martes por la noche.

Las oficinas de Twitter en San Francisco (REUTERS/Nathan Frandino)Las oficinas de Twitter en San Francisco (REUTERS/Nathan Frandino)

Pero dentro de Twitter, el personal estaba usando las dos semanas adicionales para realizar una autopsia del lanzamiento, tratando de entender por qué las suplantaciones se salieron de control, según una persona con conocimiento de las discusiones internas que habló bajo condición de anonimato por temor a venganza.

El lanzamiento, y su retroceso, fue la culminación de un par de semanas vertiginosas de propiedad de Musk, quien compró la compañía por USD 44 mil millones a fines del mes pasado. Las personas familiarizadas con el asunto que hablaron bajo condición de anonimato para describir asuntos internos, así como datos compilados interna y externamente revisados por el Washington Post, mostraron que el nuevo servicio no logró ganar mucha tracción durante su breve período, sesgando hacia solo unos pocas comunidades nicho y amenazando los principales ingresos publicitarios de Twitter.

Es más probable que los usuarios avanzados se suscriban, pero también son la principal base publicitaria de la empresa, un impulsor clave de los ingresos. Twitter tendría que cobrar 44 dólares al mes para recuperar el valor publicitario generado por el segmento superior de usuarios avanzados de EEUU si solo dependiera de las suscripciones, según un documento interno revisado por el Washington Post. Cuanto más activo sea el usuario, mayor será el precio de suscripción, según los documentos, que advierten sobre el costo de oportunidad de reducir los anuncios y los altos precios de suscripción necesarios si Twitter quiere compensar los ingresos generados por los usuarios avanzados que consumen publicidad.

Mientras tanto, los que se suscribieron a Blue Verified a menudo eran cuentas que promovían la política de derecha, la especulación con criptomonedas y usuarios que vendían contenido para adultos como pornografía, según mostró una revisión de los datos de Twitter compilados por un desarrollador de software.

Cerca de 150.000 usuarios estaban suscritos a Twitter Blue –que engloba a Blue Verified- al momento de la pausa, según una de las personas con conocimiento de asuntos internos, cifra corroborada por datos internos sobre tuits de cuentas Verified y un análisis externo. Eso es solo el 0,06 por ciento de los aproximadamente 250 millones de personas que se estima que usan Twitter cada día.

Esa cifra de suscriptores generaría solo USD 14.4 millones anuales en ingresos, al tiempo que amenaza los ingresos publicitarios generados por los súper usuarios que pagan por Twitter Blue que verán menos anuncios, una compensación sobre la que se advirtió en el documento interno anterior a la adquisición de Musk.

Musk tuiteó que los nuevos suscriptores verían “la mitad de anuncios”.

Musk y Twitter no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre los desarrollos de Twitter Blue.

Musk compró el sitio a fines del mes pasado y desde entonces derrocó al liderazgo de Twitter, se convirtió en director ejecutivo y despidió a la mitad de la fuerza laboral. Ahora necesita encontrar formas de impulsar nuevas fuentes de ingresos, ya que se espera que Twitter deba alrededor de mil millones de dólares en intereses anuales, además de recuperar las inversiones de los muchos socios de capital de Musk.

Cerca de 150.000 usuarios estaban suscritos a Twitter Blue (foto: Variety)Cerca de 150.000 usuarios estaban suscritos a Twitter Blue (foto: Variety)

Los anunciantes ya se muestran cautelosos, algo que se agravó el mes pasado cuando Musk tuiteó un artículo cargado de conspiraciones sobre el ataque al esposo de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, Paul Pelosi. La debacle de Blue Verified, donde se suplantaron algunas marcas importantes, solo aumentó sus preocupaciones.

El Washington Post informó esta semana que un tuit falso con el nombre y el logotipo de Eli Lilly podría haberle costado millones a Twitter, después de que el gigante farmacéutico detuviera la inversión publicitaria en el sitio. Otras compañías, incluidas General Motors, Volkswagen y General Mills, dijeron que pausarían la publicidad después de que Musk asumiera el control, algunas marcas actuaron junto con los llamados de grupos de derechos civiles para hacerlo.

Al tratar de apaciguar a los anunciantes, Musk también se centró en los modelos de suscripción y los posibles muros de pago.

Twitter Blue, que anteriormente permitía a los usuarios editar tweets, entre otras funciones, tenía alrededor de 100.000 suscriptores antes del nuevo lanzamiento, incluida la verificación paga, según el sitio web Platformer.

Twitter obtuvo alrededor del 79% de sus ingresos publicitarios en EEUU de solo el 10% de sus usuarios más valiosos, según el documento interno revisado por el Washington Post. Su 1% superior de los usuarios de EEUU, que a su vez son los que tienen más probabilidades de desembolsar USD 8, ganan al servicio más de USD 40 cada mes en ingresos, muestra el documento.

Solo una pizca de los 150.000 suscriptores de Twitter Blue son cuentas falsas o de broma, según los datos recopilados del feed de datos públicos de Twitter para desarrolladores de software. Una gran parte de las cuentas más seguidas que se “verificaron” a través de Twitter Blue, según los datos revisados por el Washington Post, provienen de algunas subcomunidades específicas en Twitter: pornografía, defensores de las criptomonedas y cuentas en el extranjero, particularmente de Medio Oriente.

Los datos fueron compilados por el desarrollador de software de Berlín Travis Brown y revisados y verificados por el Washington Post.

Según los datos, la mayoría de los miembros de una lista de unos 135.000 suscriptores de Twitter Blue eran usuarios comunes con unos pocos cientos de seguidores que llevaban más de seis años en el sitio. (No está claro cuántos se habían suscrito a la iteración anterior a Musk del programa Twitter Blue).

Twitter, a diferencia de muchas otras redes sociales, permite imágenes sexualmente explícitas. Muchos de los artistas adultos en Twitter usan el sitio como la parte superior de su embudo de marketing para atraer nuevos clientes que pagan, y sus nombres para mostrar en Twitter anuncian el precio de una suscripción en otros sitios pagos, como OnlyFans, donde muestran su contenido.

Twitter busca lanzar una función de video pago que podría permitir a sus clientes pagar en Twitter en lugar de en otro lugar, informó el Washington Post a principios de este mes, aunque el organismo de control interno del sitio marcó el producto como de “alto riesgo”. Un producto anterior de servicio de suscripción centrado en contenido para adultos se archivó, antes de que Musk fuera propietario de Twitter, después de que la compañía se dio cuenta de que no podía garantizar que no estaba monetizando material de abuso sexual infantil, informó Platformer en agosto.

Casi el 10% de los suscriptores generales de Twitter Blue hablan sobre criptomonedas en sus páginas de perfil, incluidas las noticias populares sobre criptomonedas y las cuentas que promueven las inversiones en criptomonedas que predicen que aumentarán, según la revisión de el Washington Post.

Un grupo importante de nuevos suscriptores de Twitter Blue son personas influyentes de derecha. Unas 150 cuentas que interactúan de manera desproporcionada con al menos cinco personas influyentes prominentes de la derecha se registraron para obtener la verificación de esta manera.

Relacionado Noticias

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.