Carlos Acevedo afirma que un ajuste fiscal sería la clave para que El Salvador evite impago en mediano plazo

La agencia calificadora Moody’s redujo a inicios de mayo la nota de El Salvador de emisor en moneda extranjera a largo plazo ante la posibilidad de un impago de la deuda que el país debe amortizar en 2023 y 2025 y la falta de un «plan creíble» para enfrentar la situación.

May 20, 2022 | 0 Comentarios

El Gobierno de El Salvador deberá asumir los «costos de un ajuste fiscal» para evitar en el mediano plazo caer en el impago de su deuda soberana, además debe mejorar su imagen ante señalamientos de corrupción y falta de transparencia.

Así lo afirmó en una conversación con Efe el expresidente del Banco Central de Reserva (BCR) durante el período 2009-2014, Carlos Acevedo, quien señala que los problemas financieros del país no tienen origen en la adopción del Bitcoin.

La agencia calificadora Moody’s redujo a inicios de mayo la nota de El Salvador de emisor en moneda extranjera a largo plazo ante la posibilidad de un impago de la deuda que el país debe amortizar en 2023 y 2025 y la falta de un «plan creíble» para enfrentar la situación.

REAJUSTE O IMPAGO «INMINENTE»

De acuerdo con Acevedo, el país pagará los bonos con vencimiento en enero de 2023 principalmente por la cercanía de las elecciones presidenciales en las que se prevé que Nayib Bukele busque la reelección, pero en los siguientes años se vienen más pagos.

«Definitivamente El Salvador va a tener que asumir los costos de un ajuste fiscal para evitar caer en una situación de impago en el mediano plazo», afirmó el economista.

Indicó que el problema no es la falta de recursos corrientes, dado que «la recaudación nunca había sido tan buena como lo es ahora» tras la reapertura económica luego de estar paralizada por la pandemia de la covid-19.

«El Salvador como país nunca había tenido tantos ingresos como tiene ahora, pero el problema es que ha seguido gastando», señaló.

Agregó que «ni este Gobierno ni los Gobiernos anteriores quisieron incurrir en el costo político de un ajuste fiscal», con el que la «trayectoria de la deuda vuelve a una senda sostenible».

Acevedo prevé que «una vez ganada la reelección», el Gobierno de Bukele podría implementar el ajuste.

«Una vez ganada la reelección, no le va a quedar otra alternativa, porque si no, creo que un default sería inminente en el mediano plazo», subrayó.

AJUSTAR FINANZAS EN UN 4 % DEL PIB

El extitular del BCR detalló que el reajuste, sugerido en las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), es del 4 % del producto interno bruto, que correspondería a un 2,5 % en recorte de gasto y un 1,5 % en incremento de ingresos

«El Fondo sugería un aumento del IVA, que es algo que ha vendido sugiriendo desde hace bastante tiempo y el Gobierno no acepta», sostuvo Acevedo.

Sin embargo, dijo que el Gobierno estaría «dispuesto a sondear otras alternativas, como un impuesto predial, al patrimonio o algún reajuste en la tasa del impuesto sobre la renta a los capitales más fuertes».

POCO ÉXITO DE BITCÓIN EVITÓ MAYOR RIESGO

El Salvador se convirtió en septiembre de 2021 en el primer país del mundo en darle curso legal al bitcóin y las miradas se han vuelto sobre el país y sus finanzas a raíz de la caída del precio de este cripto activo.

Son 2.301 bitcoines los que ha comprado Nayib Bukele con fondos estatales por más de 100 millones de dólares, pero con la depresión del mercado de los criptoactivos se han devaluado por más de 30 millones de dólares.

Sin embargo, Acevedo aseguró que este factor no ha golpeado en gran medida a las finanzas salvadoreñas a raíz de que «no ha sido muy exitoso».

«El Salvador no tiene una inversión muy fuerte en bitcoin, no es, por ejemplo, que de las ventas del bitcoin vaya a sacar los recursos para pagar su deuda», indicó.

Agregó que «si hubiera sido exitoso, si la gente lo estuviera usando y los contribuyentes de impuestos estuvieran pagando en bitcóin, ahí sí habría un mayor riesgo, pero como justamente no ha sido exitoso, creo que el riesgo no ha sido muy alto».

GOLPE A IMAGEN DETERIORADA

Diversos economistas concuerdan en que la imagen financiera de El Salvador se ha deteriorado internacionalmente, lo que se refleja en los reajustas a la baja de las calificadoras de riesgo y el rendimiento de los bonos.

De acuerdo con Acevedo, la adopción del bitcóin afectó en «la percepción de los inversionistas», quienes ven al país con finanzas deterioradas y con una apuesta por la criptodivisa «que no está resultando».

El principal golpe, indicó, es el estancamiento de las negociaciones con el FMI para un acuerdo por 1.300 millones de dólares.

«La primera reacción del Fondo Monetario fue señalar que eso (el bitcóin) generaba riesgos fiscales, ambientales y financieros que había que estudiar más a fondo», lo que «descarriló el proceso de negociación», explicó.

REMOZAR LA IMAGEN

De acuerdo con el expresidente del Banco Central, para recuperar la confianza de los mercados no bastaría con quitar el carácter de moneda con legal al bitcóin.

«La imagen internacional del presidente es muy mala, (…) no solo como un régimen autoritario, sino como un régimen que, por ejemplo, ha entrado en un pleito con Estados Unidos por el tema de la corrupción» y con funcionarios sancionados, apuntó.

Subrayó que «mientras no haya un esfuerzo por ir relegando esta imagen, está difícil que el riesgo país disminuya y que El Salvador vuelva a tener acceso a los mercados internacionales».

Para Eduardo Escobar, director de la organización Acción Ciudadana, la imagen del Gobierno está comprometida también a nivel local.

«Ante la opinión pública tiene poco margen el Gobierno para retroceder en este tema, por que le apostó tanto y ahora no se vería bien retroceder en la materia», dijo a Efe.

Añadió que una opción, a nivel de comunicación, es que se le baje perfil al tema bitcóin para «no mostrar debilidad, no mostrar el fracaso». 

Relacionado Noticias

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.