Caso Caravana: Inicia el juicio contra empleados del MINSAL por el homicidio de militantes del FMLN

Los acusados enfrentan juicio son el vigilante privado Roberto Carlos Coto de Paz, y el conductor, Héctor de Jesús Castaneda, a quienes se acusó de homicidio agravado y homicidio tentado.

May 16, 2022 | 0 Comentarios

Inició el juicio contra dos empleados del Ministerio de Salud por el asesinato de dos militantes del FMLN y lesiones en otros tres en el caso denominado «Caravana» en el Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador.

El proceso es relativo a la disputa y el ataque a una caravana del partido rojo el 31 de enero de 2021, previo a las elecciones municipales y de diputados del mes de febrero.

Los acusados enfrentan juicio son el vigilante privado Roberto Carlos Coto de Paz, y el conductor, Héctor de Jesús Castaneda, a quienes se acusó de homicidio agravado y homicidio tentado.

En el proceso se extinguió la acción penal contra el agente de la División de Protección de Personalidades Importantes (PPI) de la Policía Nacional Civil (PNC), Diego Francisco Alvarado, debido a que ya falleció a raíz de heridas de bala del mismo acontecimiento.

La diligencia continuará el lunes próximo.

El caso

Miembros del FMLN fueron atacados a balazos el domingo 31 de enero, tras el desarrollo de un mitin municipal, en las cercanías de la sede de este instituto político, ubicado en la Tercera Calle Poniente de la Jurisdicción de San Salvador; los acusados son empleados del Ministerio de Salud, agente de la División de Protección de Personalidades Importantes (PPI) de la Policía Nacional Civil (PNC), Diego Francisco Alvarado (ya fallecido), el vigilante privado Roberto Carlos Coto de Paz, y el conductor, Héctor de Jesús Castaneda.

Sobre el caso y la reconstrucción de los hechos

La versión de Fiscalía

De acuerdo con los primeros datos de la investigación, la Fiscalía General de la República (FGR) manifestó que se habían incautado dos armas de fuego en el carro en el que se conducían los empleados del Ministerio de Salud que dispararon a la caravana, siendo una pistola 9 milímetros y una escopeta.

Además, expusieron que el arma que poseía el PPI como parte del equipo que otorga la Policía, habría sido la utilizada en el hecho.

Los videos de cámaras de vigilancia han causado distintas tesis, donde la Fiscalía asevera que aún no hay indicios que reflejen que los militantes respondieron al ataque con disparos lesionando al PPI; no obstante, el Presidente Nayib Bukele y la PNC aseguran que la caravana inició disparando.

Bukele y la Policía aseguran que en el homicidio de dos militantes del FMLN a manos de empleados de seguridad del Ministerio de Salud, fue la caravana del partido que inició a disparar, siendo una versión contraria a la de la Fiscalía.

Según el Ministerio Público, en el hecho de violencia registrado el pasado domingo no habían indicios analizados junto con la Policía para acusar a dos miembros del FMLN que se fueron detenidos por herir de bala al agente; por lo tanto, fueron liberados.

Uno de los implicados

Castaneda, el conductor, brindó su declaración al juzgado y dijo que el 31 de enero a eso de las 5:30 de la tarde salieron a buscar cena por la delegación centro de la PNC, y que cuando regresaban al Ministerio de Salud se encontraron el vehículo de los activistas del “Frente”, mencionó que su compañero comenzó a molestarlos y que hubo una pelea por la vía y que los activistas les lanzaron bolsas con agua.

Asimismo, expuso que en ese momento el conductor atravesó el carro y se bajó con pistola en mano y llegó hasta la cama del pick up.

Según manifestó Héctor Castaneda al juez en una declaración anticipada en la etapa de instrucción, alcanzó a oír que decía una mujer “cuidado que hay niños en la cama” y “se oyeron tres detonaciones», de las que él «está seguro» que salieron de la cama del pick up, su compañero disparó de ocho a nueve veces y que regresó herido al carro.

Los tres regresan al carro, pero no trasladan directamente al PPI a un centro de salud, sino que se dirigen al parqueo del Ministerio que se encuentra en el centro de San Salvador, donde esperan por más de 13 minutos, según captó una cámara de vigilancia; es Castaneda quien entra y vuelve del carro, aunque no se le ve atender a Diego Alvarado.

Fuentes judiciales relataron que a pesar que Castaneda aseveró que buscaron atención y no se la brindaron, cámaras de seguridad detectan que el vehículo que conducían llegó hasta el Parque Cuscatlán y dan vuelta al Mercado Central, por lo que no llegan al hospital, sino que se desvían.

El juez que conocía este caso, Roberto Arévalo Ortuño, fue uno de los que presentaron su renuncia por las reformas a la Ley de la Carrera Judicial que implementó la Asamblea Legislativa, misma que fue señalada como una «purga de jueces».

Relacionado Noticias

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.