Occidente debe suministrar tanques a Ucrania

Los aliados han sido demasiado cautos a la hora de darle los medios para resistir la agresión rusa

Ene 12, 2023 | 0 Comentarios

Casi once meses después de que Rusia lanzara su invasión no provocada de Ucrania, la guerra se ha vuelto estática. Desde la liberación de la ciudad meridional de Kherson hace dos meses, las líneas de batalla apenas han variado. Los combates se limitan en gran medida a sangrientos golpes a lo largo de una corta sección del frente en torno a Bakhmut, una ciudad del este del país que los rusos llevan intentando tomar desde agosto a un precio espantoso. (El 10 de enero afirmaron haber capturado la cercana ciudad de Soledar, pero incluso esto es discutible). Incapaz de avanzar, Rusia ha recurrido a bombardear la infraestructura civil de Ucrania. Ucrania, sin embargo, está mejorando en la interceptación de misiles y aviones no tripulados, y la mitigación de los daños mediante reparaciones rápidas y un enjambre de generadores de respaldo.

Pero un conflicto congelado conviene bastante al invasor, ya que deja a Ucrania débil y vulnerable, con su economía paralizada dependiente de rescates extranjeros, mientras Rusia ocupa malévolamente la costa vital que proporciona acceso marítimo al mundo exterior. Un conflicto congelado da tiempo a Rusia para atrincherarse, reforzar sus líneas y prepararse para un nuevo asalto o la ocupación permanente de sus nuevas adquisiciones. Por tanto, Ucrania tiene que seguir resistiendo y planificar el lanzamiento de su tercera gran contraofensiva.

Te puede interesar: Ucrania negó que Soledar haya caído en manos rusas y aseguró que abatió a más de cien soldados de Putin en un día

Por eso es una buena noticia que Estados Unidos, Francia y Alemania envíen por fin armas más potentes: los vehículos de combate Bradley, los similares AMX franceses y los Marder alemanes. Pero eso no es suficiente; se trata de vehículos blindados de infantería con cañones, en lugar de verdaderos tanques, que tienen un blindaje más resistente y cañones más potentes. Si Ucrania quiere continuar la labor de expulsar a Rusia de la tierra que le ha robado, necesitará más: tanques pesados y misiles de mayor alcance.

Al parecer, Gran Bretaña está a punto de aprobar el envío de una decena de carros de combate Challenger. Los demás aliados de Ucrania deberían seguir ese ejemplo; Polonia está muy interesada. Los carros Abrams estadounidenses y los Leopard alemanes -ambos mucho mejores que las máquinas de diseño soviético que Ucrania ya ha recibido de sus aliados de Europa oriental- le darían la oportunidad de abrir un agujero en el puente terrestre controlado por Rusia que conecta la Crimea ocupada con Rusia, y de hacer retroceder a Rusia al menos a las líneas que mantenía en vísperas de la guerra el pasado febrero. Las municiones de mayor alcance para los sistemas de cohetes Himars de Ucrania, suministrados por Occidente, ejercerían presión sobre los invasores, que han replegado sus centros logísticos y de mando y control justo fuera del alcance de Ucrania.

Esta escalada de armamento es polémica, como lo han sido todas las decisiones de este tipo desde el comienzo de la guerra. Algunas voces en Occidente temen que Ucrania intente arrastrar a la OTAN a un conflicto directo lanzando un ataque contra la propia Rusia, en contraposición a las tropas rusas en las partes de Ucrania que el Kremlin pretende que son rusas. Otra preocupación es que, si se empuja a Rusia demasiado lejos o demasiado rápido, su presidente, Vladimir Putin, podría escalar y, en el peor de los casos, incluso desencadenar una guerra nuclear.

No son temores infundados. Sin embargo, como financiador y armador de Ucrania, Occidente está en condiciones de insistir en que sus armas no se utilicen para atacar a Rusia. Además, Putin lleva amenazando con fuego y azufre desde el comienzo de la guerra. El primer día dijo: “A cualquiera que se plantee interferir desde el exterior: si lo hacéis, os enfrentaréis a consecuencias mayores que cualquiera de las que os habéis enfrentado en la historia”. A pesar de estas amenazas, la injerencia sostenida de Occidente no ha tenido consecuencias militares. Lo mismo ocurrió con la solicitud de Suecia y Finlandia para unirse a la OTAN, supuestamente otra línea roja rusa, hasta que no lo fue.

Se podría argumentar que se trata de una reivindicación del gradualismo occidental. Sin embargo, el tiempo apremia. Solo faltan unas semanas para la primavera (aunque, con el mercurio a -10 °C en Kharkiv, hoy no lo parece). Si Ucrania no consigue salir pronto de este punto muerto, corre el riesgo de que se repita lo ocurrido en 2014, cuando Rusia y sus aliados se apoderaron de partes del este de Ucrania y, tras el fin de los intensos combates, la línea de contacto entre ambas partes se congeló hasta convertirse en algo parecido a una frontera. De ser así, aunque Putin haya fracasado en su objetivo original de hacerse con el control de Ucrania, aún puede impedir que prospere como un país próspero, democrático e independiente, y eso contaría como una especie de victoria.

Si Putin llega a la conclusión de que sus amenazas nucleares le han dado la victoria, sentaría un terrible precedente. Por un lado, le diría que debería utilizar más coerción con punta de uranio en su próxima aventura. Por otro, se animaría a todos los posibles agresores a ver las armas nucleares como una forma de imponerse cuando las armas convencionales se queden cortas. Ceder a las amenazas nucleares de Putin hoy prepara enfrentamientos más peligrosos mañana.

La valoración de que proporcionar un Marder es mucho más seguro que enviar un Leopard es errónea. La guerra es peligrosa, pero Ucrania tiene que terminar el trabajo. Hay que darle las herramientas que necesita.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Relacionado Noticias

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.